ORGANISMO ENFERMO; ORGANISMO ACIDIFICADO Y/O DESNUTRIDO

La mayoría de las enfermedades tienen un mismo origen; la desnutrición y/o acidificación del propio organismo. Desde las patologías neurodegenerativas hasta las musculares, pasando por las circulatorias, las respiratorias, las digestivas o las hepáticas, cáncer incluido, es un organismo enfermo es decir un organismo acidificado y/o desnutrido, el cuerpo humano no puede funcionar correctamente, produciendo ambas situaciones la inmensa mayoría de las patologías.
La medicina convencional ignora la causa o etiología de la inmensa mayoría de las llamadas " enfermedades"; por eso se dice que son IDIOPÁTICAS, es decir, desconocidas. La verdad sin embargo es que sí se conocen.

 Las principales causas son, de forma resumida, las siguientes:

LOS TRAUMAS ESPIRITUALES, es decir, de conciencia y psicoemocionales.
LAS DISFUNCIONES DEL ORGANISMO A NIVEL ENERGÉTIVO. Los seres vivos somos seres electromagnéticos y nos afectan todas las frecuencias en las que estamos inmersos, pudiendo dañar incluso el ADN. Todas las radiofrecuencias puedan afectar gravemente nuestra salud. Los captus absorben gran cantidad de radiofrecuencias que nos rodean. También las terapias que reequilibran el cuerpo energético, como la acupuntura, son a veces tan útiles.

LA INTOXICACIÓN DEL ORGANISMO. Un organismo intoxicado es un organismo acidificado, tiene un pH muy bajo, provocando el mal funcionamiento del cuerpo. Vivimos en un mundo donde los fármacos mueven gran parte de nuestros problemas o enfermedades, pero tenemos que tener en cuenta que los fármacos son tóxicos para el cuerpo, ya que son productos químicos introducidos en el organismo, por tanto no es mejor tratarse con plantas en lugar de medicamentos? para poder equilibrar el organismo? Por eso es tan importante la Naturopatía o medicina natural, ya que trataremos los desequilibrios del cuerpo con productos no tratados en los laboratorios, por lo tanto no serán químicos y no intoxicaran el cuerpo. Las principales fuentes de toxinas son algunos alimentos (café, alcohol, grasas saturadas, azúcar refinado, hidratos de carbono refinados...), sustancias químicas del entorno, los fármacos, los xenobiótico, el estrés, el tabaco y las drogas.

LA DESNUTRICIÓN. Hoy en día en la sociedad en que vivimos hay cientos de millones de personas que comen a diario en abundancia y  padecen desnutrición, porque les faltan nutrientes esenciales para la vida. 

Porque no se trata de cuánto se come sino de qué y cómo se come. También de la gran cantidad de burradas que se hacen para adelgazar, con dietas bajas en nutrientes esenciales y si encima le acompaña unas pastillitas para perder peso, estaremos intoxicando y desnutriendo el organismo, produciendo a la larga que el cuerpo enferme.
El cuerpo humano al vivir, por si solo genera residuos tóxicos. Si comemos defecamos, si bebemos orinamos, si respiramos generamos dióxido de carbono... produciendo residuos tóxicos en el organismo pero de manera natural, estos residuos tóxicos deben ser eliminados y reprocesados por el ecosistema a fin de que vuelvan a ser útiles en el ciclo de la vida. A nivel celular ocurre lo mismo, tenemos que mantener las células y el líquido intersticial sano y desintoxicado. El propio organismo, es increíble, formidable y fascinante con unas capacidades de autoregeneración increíbles, pero en la actualidad, el grado de contaminación del aire, del agua, de los alimentos, productos químicos ingeridos...Si nuestro sistema de limpieza o drenaje falla el material desechable, toxico, del organismo empantana el espacio intersticial intoxicándolo y volviéndose acido por la  por la acumulación de acido carbónico, ácidos grasos y acido úrico que expulsan las células, produciendo un caos en el organismo y después que enferme.

 El organismo puede perder o diminuir su capacidad de autoregeneración y por lo tanto tendremos que ayudar al organismo, con terapias naturales, que no intoxicaran el organismo, a que se equilibre el cuerpo y así sanarse.
Cuando la acidificación del organismo es muy alta mueren multitud de células que dan lugar bien a la formación de fibromas o quistes, parkinson, Alzheimer o algunas de las llamadas enfermedades desmielinizantes como la esclerosis múltiple o la esclerosis lateral amiotrófica.